Seleccionar página

En 2017, si eres un músico de veintitantos años que intenta establecer una identidad, es probable que haya un rastro de migas de pan esparcidas por la ciberesfera que representen tu evolución como artista. Pero el artista canadiense Alex Fleming de Black Atlass parece haberse saltado esos incómodos dolores de crecimiento.

A los 22, Fleming ha lanzado una gran cantidad de material para acompañar su R&B y su música con tintes electrónicos, y no hay nada de amateur en eso. En el video musical en blanco y negro bellamente filmado para Blonde, las imágenes de las palmeras de California, un piano de cola en llamas y el cabello rubio ondeando al viento se mezclan en una mezcla sofisticada. Lo mismo ocurre con los videos de Tonight y Paris, el último de los cuales llamó la atención del director creativo de Louis Vuitton, Nicolas Ghesquire, hace tres años (cuando Fleming aún era un estudiante de secundaria).

Relacionado

Conoce al diseñador que viste a The Weeknd, Big Sean, A$AP Rocky y más de los nombres más importantes del hip-hop

Desde entonces, Fleming se ha convertido rápidamente en un favorito de los diseñadores: Vuitton usó su pista para componer una película para una exhibición en el Muse des Arts Decoratifs, Hedi Slimane puso su música en un anuncio de fragancia masculina de Saint Laurent, el diseñador de ropa masculina de Dior, Kris Van Assche, invitó a para sentarse en primera fila en los desfiles, y el otoño pasado, Alexander Wang lo eligió para su campaña de moda junto a Kylie Jenner, Vince Staples, Lexi Boling y Zoe Kravitz. Quiero ser considerado como un artista en general de la misma manera que lo fue Prince, por lo que la moda es tan importante como la música, dice Fleming. El aura que creas cuando entras en una habitación es una gran parte de la actuación de un artista. Por cursi que suene, mi arte y mi visión es mi vida. Realmente no puedo separar los dos, todo es una sola cosa.

Actualmente en el camino para promocionar Haunted Paradise , su exuberante debut de larga duración de producción propia que explora la luminosidad y la oscuridad de California a través de capas de tambores trappy y sintetizadores de arpegios, el artista con sede en Los Ángeles saltó al teléfono para hablar sobre estilo, imágenes y su estilo artístico. identidad.

¿Qué inspiró la música y las imágenes de Haunted Paradise?

Todo comenzó la primera vez que visité Los Ángeles hace dos veranos. Era un lugar que siempre quise visitar y finalmente venir aquí y experimentarlo a mi manera, creó una inspiración completamente nueva para mí desde la cual escribir. Quería crear una narrativa ficticia casi metafórica a la forma en que veo este lugar; es hermoso y soleado, pero también hay un lado más oscuro de lo que sucede aquí. Todo se relaciona con lo que estoy pasando a medida que empiezo a involucrarme más en la industria.

¿Qué te gusta de la ciudad? ¿Qué no te gusta?

Me encanta de verdad. Me encanta la gente y el ambiente y la energía aquí, es inspirador poder encontrarme o estar entre algunas de mis mayores influencias. Realmente disfruto salir solo por unos días y explorar la ciudad, mirar y escuchar. Si estás abierto a la ciudad, tiene mucho que ofrecer y la gente tiene mucho que ofrecer. El ambiente es lo que haces. Si difundes la energía positiva, vuelve. Incluso los conductores de Uber tienen cosas interesantes que decir. De hecho, ayer estaba hablando con una mujer que era mi conductora, una mujer mayor, y me contó cómo estaba muy involucrada en el teatro y la actuación en el pasado y ve a todos estos entrenadores de actuación y vocales aquí, y ella fue un cantante de respaldo para todos estos increíbles cantantes de soul que estaban en Motown. Cosas como esas tienen una forma de generar algo nuevo.

¿Qué te llevó inicialmente a la música?

Nací en Montreal y viví allí durante unos seis años, luego mi papá consiguió un trabajo en London, Ontario, que es una ciudad muy pequeña. Esa es realmente una gran razón por la que recurrí más a la creatividad: no había mucho que hacer allí aparte de los deportes y otras cosas de un pueblo pequeño, estaba muy aislado. Me dediqué a expresarme a través del arte, y eso continuó con la música, las artes visuales y la fotografía. El proyecto Black Atlass es una combinación de todas esas cosas diferentes.

Kris Van Assche y Alex Fleming, también conocidos como Black Atlass, entre bastidores después del desfile de Dior Homme Menswear Primavera/Verano 2014 como parte de la Semana de la Moda de París el 29 de junio de 2013 en París, Francia. Imágenes de Petroff/Dufour/Getty

¿Cómo experimentas volver a Canadá ahora que la vida te ha llevado a un lugar tan diferente?

Me hace darme cuenta de que el camino en el que estoy es un mundo separado del mundo real. Me da perspectiva, me mantiene conectado a tierra y eso me gusta. Me gusta ir a casa y estar aislado de todo y pasar tiempo con mi familia y las personas con las que crecí. Realmente solo vuelva a enfocar y elimine el ruido por un momento.

¿Cuándo te diste cuenta de que podías cantar?

Siempre he estado creando de forma natural sin pensar en dibujar. Pensé que iba a ser fotógrafo y diseñador gráfico, para eso quería ir a la escuela después de la secundaria, pero siempre estaba haciendo música por diversión. Me interesé mucho en la producción musical y encontré un amor en la gente del hip hop como Kanye, que combinaban todas sus salidas creativas en una sola. Ahí es donde empezó. No había clases de canto ni nada. Ha sido una experiencia de aprendizaje y siento que incluso ahora no he desarrollado completamente mi voz o mi sonido. Para mí, Haunted Paradise es la verdadera base sobre la que quiero construir el resto de mi carrera y el resto de mi sonido.

La industria de la moda llamó a tu puerta a la madura edad de 19 años. ¿Cómo te encontró Vuitton?

Fue salvaje, no creí que fuera real en ese momento. Me enviaron un correo electrónico, habían escuchado una demostración de mi canción Paris, que fue una de las primeras cosas que puse en línea en ese momento. No tengo idea de cómo lo escucharon, pero eso me abrió una gran puerta. Y ciertamente era una dirección en la que estaba interesado, así que vincularlo con la música de inmediato fue bastante sorprendente.

Black Atlass posa para una foto durante la presentación de Ulla Johnson en Skylight en Industria Superstudio el 8 de septiembre de 2016 en la ciudad de Nueva York. Imágenes de Kris Connor/Getty

De todo el trabajo que has hecho con la industria de la moda, ¿cuál ha sido el mejor?

Creo que, hasta ahora, la sesión fotográfica de Alexander Wang fue, con diferencia, la cosa más loca entre eso y el desfile de Dior de hace unos años. Esos fueron algunos momentos muy importantes para mí. Pero el rodaje con Alexander Wang fue otro nivel. Estar entre bastidores, poder presenciar el trabajo de Alexander fue súper inspirador. Fue un momento de orgullo para mí mirar a mi alrededor y sentir que había llegado a cierto punto, pensar, estoy aquí. Eso me empuja a seguir trabajando más duro, a seguir creciendo.

¿Ha habido un montón de gran botín de moda?

Dior me preparó algunos trajes en su show room de París. Todavía los uso cada vez que tengo que usar un traje, esa es mi opción. Pero en este momento, para cada show he estado usando Alexander Wang y luego la camiseta que diseñé para el álbum. Manteniéndolo muy bajo, pero es algo que me pongo que me hace sentir listo para tocar música.

Video: