Seleccionar página

Desde el comienzo del violín de Jenee Fleenor, no hay duda de que el nuevo sencillo de Jon Pardis, Dirt on My Boots, es una canción country.

Pero, apropiado para el tono obrero de sus letras, hacer que encajara en ese género requirió un poco de trabajo. La versión de Dirt que circuló por Music Row era un animal muy diferente.

Había demasiado club en la demostración, dice Pardi. Había como voces de robot, había una parte tecno. Fue una demostración genial. Simplemente no fui yo.

Explorar

Explorar

jon pardi

Vea los últimos videos, gráficos y noticias

Vea los últimos videos, gráficos y noticias

Dirt, que Capitol lanzó a la radio el 6 de septiembre a través de Play MPE, puede tener un ambiente de club nocturno, pero su germinación llegó a una hora poco probable: las 8 a.m.

Escribir una canción a las 8 de la mañana es como escribir cuando son las 5 de la mañana en el mundo normal, dice el compositor Rhett Akins (I Know Somebody, Huntin, Fishin and Lovin Every Day).

Akins, de hecho, inicialmente rechazó la cita cuando Ashley Gorley (Dirty Laundry, T-Shirt) se acercó al respecto la noche anterior. Pero Gorley fue persuasivo. Ya había reservado a Jesse Frasure (Fix, I Like the Sound of That) para esa hora. Frasure tiene una sólida formación pop y traería consigo una pista genial. Con suerte, Akins podría proporcionar una letra ultra country.

Siempre me gusta cuando hay un contraste de quizás una pista más pop y luego una letra muy country en la parte superior, dice Gormley.

El desafío fue lo suficientemente intrigante como para que Akins dijera que sí. Los tres escritores tenían citas a las 11 am, por lo que tenían cierta presión para trabajar rápidamente.

Akins se presentó en la oficina de Frasures a la mañana siguiente y todavía estaba buscando un título cuando salió de su camioneta en el estacionamiento de Major Bob Music. Era temporada de caza y el vehículo de Akins lo mostraba. Despertó un pensamiento: Barro en mi camión. No muy bien, razonó, pero era un punto de partida.

Al final resultó que, no necesitaban mirar más allá de los dos pies de Akins para encontrar la dirección final.

He estado usando el mismo par de botas, literalmente, desde 2010, dice. Podría tener puesto un buen par de pantalones o una chaqueta para una cena o una entrega de premios en la que tienes que vestirte a medias, y aquí estoy con un par de jeans de $300 y estas botas que cuestan $80. No sé por qué, pero los chicos del campo tienen ropa más bonita y solo botas viejas.

Así, Mud on My Truck se convirtió en Dirt on My Boots. Eligieron el personaje de la canción a partir de ahí, un tipo que termina un día de arar los campos bajándose de su tractor, limpiando y llevando a su chica a una noche de baile. El tempo lo hace sonar entusiasta, y cuando el chico promete quitarse las botas en el porche en esencia, manteniendo la suciedad fuera de la casa de su novia, es evidente que el chico es tan considerado como ambicioso.

Solo tratamos de poner todo lo que pudimos sobre botas y salir y pasar un buen rato, dice Akins. Realmente solo queríamos pintar la imagen de un chico al que apoyarías.

Relacionado

Anatomía de un éxito: por qué el primer No. 1 de Jon Pardi fue tan raro

El personaje no es muy diferente del mismo Akins.

Toda esa letra es una especie de Rhett-ismos, dice Frasure. Estamos hablando de Mr. Camouflage todos los días.

Una vez que terminó de escribir, Akins cantó la canción sobre la pista. No estaba tan ocupado, pero se salió de la línea estilística, especialmente cuando cambió a una sección de ruptura de rap para el puente.

Sobreafinamos la voz a propósito e hicimos algunas cosas solo para sonar locos, señala Gorley. La pista en sí tenía algunas cosas de baile al respecto, solo para dar ese movimiento, ese ritmo y [algo] valor de impacto, solo tratando de sobresalir.

Todos hicieron sus próximas citas, también. Esa demostración salió por la puerta a las 10:45, dice Frasure. Todos tuvimos que ir.

Se lanzó un poco. Se cree que tanto Thomas Rhett como Luke Bryan fueron abordados al respecto. Pero Blain Rhodes, que entonces trabajaba en Warner/Chappell (ahora es director de A&R de Universal Music Group Nashville [UMGN]), la agregó a una compilación de canciones más obvias para proponerle al productor de Pardis, Bart Butler.

Se necesita alguien con agallas para enviar una canción como esa a Jon, que es vibrante y country y se apega a lo que hace, dice Butler. Pero Butler también pudo escuchar más allá de los sonidos del club para encontrar una letra que encajaba perfectamente con Pardi.

Su país como pan de maíz, dice Butler. Y no podía quitarme el ritmo de la cabeza.

Reenvió la canción a Pardi, que estaba en medio de un concierto, y le envió un mensaje de texto para que revisara su bandeja de entrada lo antes posible. No mucho después del espectáculo, Pardi pidió suspender Dirt: ¡Es un éxito!

Butler y Pardi decidieron que un violín, un ganjo y una guitarra de acero marcarían una gran diferencia. Queríamos convertirlo en un país, dice Butler. Pero en su mayoría dejaron que los músicos descubrieran la mejor manera de hacerlo una vez que llegaron a John y Martina McBrides Blackbird Studio, donde grabaron 12 canciones en un par de fechas de seguimiento, el 1 y 2 de septiembre de 2015.

Pardi interpretó una parte superficial de percusión, que el baterista Miles McPherson vistió un poco en una fecha posterior, y dejaron caer el puente hip-hop en favor de algunos acordes de rock de arena. El guitarrista Rob McNelley entró más tarde para sobregrabar un solo, y tomaron el más salvaje posible.

Inicialmente, Pardi se resistió un poco de la voz de fondo de Yeah, girl que los escritores habían puesto en la demostración. Pero mientras vivía con su grabación, descubrió que naturalmente cantaría esa parte que faltaba. Así que volvió a entrar y añadió ese sencillo anzuelo extra.

Está desnudo sin él, razona. Tiene que estar allí.

Pardi cantó Dirt On My Boots tres, tal vez cuatro veces durante las sesiones vocales finales, pero hizo muy pocos arreglos. Hace estallar el p en el porche, y deliberadamente dejaron intacta esa imperfección.

Tratamos de mantenerlo lo más natural posible, dice Butler. Le da mucho carácter a la canción.

Al salir de Head Over Boots, que tardó 44 semanas en alcanzar el número 1, Pardi se sorprendió cuando el presidente y director ejecutivo de UMGN, Mike Dungan, eligió Dirt on My Boots como seguimiento, dándoles canciones consecutivas con botas en el título.

Es como, no me importa eso. Me importan los éxitos consecutivos, dice Pardi con una sonrisa.

No solo eso, UMGN creía que los valores de tempo y producción lo ayudarían a subir en la tabla un poco más rápido que otras opciones. Ha tenido un buen comienzo: Boots fue el más agregado hace dos semanas, debutando en el puesto 49 en Country Airplay. Dio un paso de 49-40 en la semana dos, mostrando algo de la misma energía que hay en la melodía animada y esa misma letra country.

Siempre la llamo la canción de preparación para salir, dice Pardi. Siempre me imagino a la gente deteniéndose en el bar, o donde sea que vayan, con las ventanillas bajadas y escuchando Dirt on My Boots a todo volumen.

Reforzando su estatus improbable como una canción nocturna de Pardi que comenzó a las 8 a.m.

Video: