Seleccionar página

En septiembre pasado, Matty Healy, el estimulante y agotador líder de The 1975, les dijo a sus compañeros de banda que tenía la intención de seguir fumando heroína. Se había estado gestando una crisis desde que encabezaron el Festival Latitude del Reino Unido en julio, solo unas horas después de que el baterista George Daniels descubriera que Healy había estado usando nuevamente. Pensado como una celebración, el espectáculo se convirtió en una intervención. Healy les dijo con confianza que se desintoxicaría cuando fueran a Los Ángeles para comenzar a grabar su tercer álbum. En cambio, se encontró despotricando durante la cena una noche, bajo la influencia de la benzodiazepina, sobre por qué no necesitaba parar.

Explorar

Explorar

el 1975

Vea los últimos videos, gráficos y noticias

Vea los últimos videos, gráficos y noticias

Healy se estremece e inhala un Marlboro Light mientras parafrasea lo que dijo: Escuche, todos tienen que participar porque yo soy el jodido trato principal. Si quieres canciones, tendrás que seguir adelante. A la mañana siguiente, se despertó mortificado. Me di cuenta de que era una puta mierda absoluta. Así que bajé y le dije a George que debería ir a rehabilitación. Daniel es el genio de la producción de bandas y el mejor amigo de Healy; viven prácticamente uno al lado del otro en el este de Londres. Healy dice que su hábito fue la primera vez que un secreto se interpuso entre ellos.

La cantante pasó siete semanas en una clínica de rehabilitación en Barbados en noviembre y diciembre y ha estado limpia desde entonces. La gente había comenzado a perderme el respeto, pero no en una cantidad irremediable, dice, pasándose las manos por su cabello desaliñado y medio peróxido. El hecho de que sabía que estaba construyendo sobre algo que no estaba destruyendo me hizo sentir muy fuerte. Porque lo supe una vez más y ya está.

El 1975, de izquierda a derecha: Healy, Daniel, MacDonald y Hann. austin hargrave

Healy, de 29 años, se preocupa por hablar sobre su adicción. No quiere romantizarlo, trivializarlo o invitar a la lástima. Pero tiene que hablar de eso porque está por todas partes El próximo tercer álbum de The 1975s, A Brief Inquiry Into Online Relationships (que pronto será seguido por un cuarto álbum más adelante). Cuando me interpreta el éxito potencial irresistible No vive si no está contigo, dice sin rodeos: Esta es la gran heroína.

No tengo cosas sobre las que quiera escribir que no sean exactamente lo que siento día a día, explica. El problema que tengo ahora es que esta es mi verdad, y siento que no puedo negociar adecuadamente con el mundo si no puedo decir la verdad.

Relacionado

The 1975: fotos de la portada de Billboard

Dos horas con Healy es un viaje salvaje. Tiene la inteligencia desordenada de un autodidacta, nombrando a Debord y Dostoievski e inventando accidentalmente palabras como disolución. Su cerebro se desvía entre los extremos de la confianza en sí mismo y la duda, por lo que es difícil mantenerse al día con todas las calificaciones, revisiones, digresiones y disculpas mientras trata de cristalizar lo que quiere decir. Este anhelo sincero de ser entendido crea una sensación de intimidad desproporcionada con el hecho de que nos acabamos de conocer. Tengo demasiados pensamientos, dice. Por eso yo era un buen drogadicto, porque eso me impedía ser así.

Healy está de acuerdo en que su honestidad radical sobre su propia ansiedad podría ser la clave del fervor de la base de fans de The 1975s. La manía parece resonar en la gente, porque saben cómo se siente ser como Él lucha por resumir la condición generacional. No sé. Es mucho.


Matty Healy es una estrella de rock para una generación que está demasiado informada para creer en las estrellas de rock. En el escenario, deconstruye su propia actuación a medida que avanza, como un padre John Misty para adolescentes. Hago un poco lo de Jim Morrison, dice, pero sé que tú sabes que yo sé que esto no es real. Soy tan consciente del vocabulario del rock and roll, y lo que está cansado. Es difícil porque todo es tan posmoderno y autorreferencial e hiperconsciente de que todo es una mierda. Mientras crezco como artista, solo quiero ser sincero.

Realmente, The 1975 solo califica como una banda de rock en el sentido de que es un grupo comercialmente exitoso de cuatro hombres que tocan instrumentos, lo que los convierte en una especie en peligro de extinción en 2018. Sus álbumes incluyen casi todo menos rock puro. El autoproducido A Brief Inquiry , que saldrá a la venta en noviembre, abarca desde el auto-Tuned house hasta el blue-eyed soul, desde el art-rock hasta el Great American Songbook. Su cuarto álbum, Notes on a Conditional Form , será más íntimo, nocturno y cinematográfico. Healy no cree que haya nadie más en el carril de The 1975s.

No hay grandes bandas que estén haciendo algo tan interesante como nosotros en este momento, dice, usando la parte superior del cartel en el Festival de Lectura de Gran Bretaña como ejemplo. Dime tipos con guitarras que son más relevantes para hacer ese tragamonedas, pregunta, sin esperar una respuesta.

Relacionado

El sencillo lanzado en 1975 'Love It If We Made It': escucha

The 1975 habría tenido más sentido en la década de 1980, cuando el pop fue colonizado por la diáspora del post-punk y el art-rock, y un disco tan audaz e idiosincrásico como el de Peter Gabriel So (uno de los favoritos de Healy) podría resultar en los 10 mejores éxitos, discos de platino e inclusión en bandas sonoras de películas para adolescentes. En el clima actual, Healy se sorprende de que The 1975 sea tan popular como lo es. El segundo álbum de la banda, 2016 Me gusta cuando duermes, porque eres tan hermosa pero tan inconsciente , encabezó el Nosotros 200, produjo cuatro éxitos entre los 10 primeros en la lista Hot Rock Songs y elevó al grupo a escenarios y festivales principales. Sus pistas han sido cubiertas por Lorde, Halsey, Chvrches y Dashboard Confessional. Cuando pienso que soy más impenetrable, es cuando tengo la mayor reacción, dice Healy.

Todo indica que la banda seguirá creciendo, dice Jeff Regan, director sénior de programación musical en el canal Alt-Nation de SiriusXM. No creo que haya un techo en esto.

Vestido como un cantante fuera de servicio, con una chaqueta de punto color beige, pantalones acampanados de terciopelo azul, zapatos de skate sin cordones Thrasher, Healy se balancea en un sofá iluminado por el sol en Angelic, el pintoresco estudio residencial en el campo de Northamptonshire donde la banda ha estado viviendo durante los últimos siete meses. El garaje alberga un Jaguar E-Type antiguo de color amarillo limón, una de las pocas indulgencias financieras de Healy. En el estudio, donde Daniel, el guitarrista Adam Hann y el bajista Ross MacDonald están ocupados terminando la balada swing de sonido clásico Mine, un ventanal ofrece una vista de los caballos pastando. Está muy lejos de la casa de Healy en Londres, que está infestada de recuerdos del consumo de drogas.

De vez en cuando, Daniel entra en la habitación para conseguir algo y se ríe con cariño del último monólogo de Healy. Con su cabello largo y su camisa medio desabrochada, el baterista tiene el aspecto y la onda de un surfista zen. Healy lo compara con un budista: Una cosa que aprendí de George es sobre las cosas que no puedes controlar.

El joven Healy con sus padres en 1994. NCJ Archive/Mirrorpix/Mirrorpix/Getty Images

Muchas bandas no podrían pasar siete meses viviendo y trabajando juntas sin al menos pensar en matarse, pero los miembros se conocen desde que tenían 13 años en la escuela secundaria Wilmslow en Cheshire, Inglaterra, por lo que están acostumbrados. lo. Hay tal pureza orgánica, dice Healy. Si te peleas, lo superarás porque hay amor verdadero ahí. Healy dice que no tiene muchos amigos fuera de la banda y su círculo íntimo. No le gusta salir mucho y se siente especialmente incómodo en ambientes glamorosos. Pónganos en un desfile de modas y éramos un montón de gimps, dice. Es hilarante porque hacemos lo incorrecto.

Estaban unidos por la lucha. Durante años, dice Healy, The 1975 no podía ser arrestado. Luego crearon su propio sello, Dirty Hit, con el manager Jamie Oborne y comenzaron a lanzar EP en 2012. El mismo eclecticismo voraz que confundió a los principales sellos resonó en los hábitos musicales de todo a la vez de los oyentes más jóvenes. Incluso cuando tocaban en lugares pequeños, una cuarta parte de la audiencia eran fanáticos acérrimos, haciendo fila en la puerta del escenario para mostrarle a Healy sus tatuajes de 1975.

Su intensidad inspiró a Healy a devolverlo. En 2013, habló sobre capturar el estado de ánimo de una película de John Hughes, la sensación apocalíptica de ser un adolescente en el álbum debut homónimo de The 1975s. Pero la base de fans jóvenes, en su mayoría mujeres, de la banda provocó críticas condescendientes, un estigma agravado por la sospecha de que, como hijo de las estrellas de televisión británicas Tim Healy y Denise Welch, Healy era una celebridad mocosa. (En los Estados Unidos, donde sus padres son desconocidos, lleva menos equipaje.) Hasta aquí los críticos: pronto The 1975 estaba apoyando a The Rolling Stones, y Healy era lo suficientemente digno de chismes para un encuentro público extremadamente breve con Taylor Swift para establecer meneando las lenguas.

Relacionado

Matty Healy de The 1975 revela que fue a rehabilitación por adicción a las drogas

Con sus 17 temas y un título improbable, me gusta cuando duermes fue diseñado para demostrar que tanto la banda como sus fans habían sido subestimados. Cada vez que doy un espectáculo, hay una chica joven que es más inteligente y mejor informada que yo, dice Healy. Esta vez, los críticos se desmayaron. En el sencillo reciente Give Yourself a Try, Healy se llama a sí mismo en broma un millennial que gusta a los baby boomers.

Aunque las letras de Healy eran sinceras, ocultaban el hecho de que había estado fumando heroína desde fines de 2014. Desde la infancia, había sentido un profundo deseo carnal de estar sedado, razón por la cual comenzó a fumar hierba tan temprano. Quería apagar el ruido de su cerebro y, de gira, amortiguar la bajada de adrenalina. También quería dormir mejor. Nunca tiene buenos sueños, solo pesadillas, y todas ocurren en el mismo lugar: una urbanización distópica rodeada por un vacío blanco. He crecido allí, dice sombríamente.

De lo que no se trataba, subraya, era del mito cliché del yonqui rebelde contracultural. Eso no funciona cuando eres de clase media y estás confundido y un poco triste. Su hábito nunca fue performativo, era privado, por eso ahora le cuesta darlo a conocer. No quiero fetichizarlo, porque es muy aburrido y muy peligroso, dice, reclinándose en el sofá. La idea de ser para una persona joven lo que personas como [William S.] Burroughs fueron para mí cuando era adolescente me hace sentir mal.

Healy era un adicto funcional. En el estudio, se las arreglaba con hierba. En los Estados Unidos, cambió a opioides recetados. Podía pasar semanas sin heroína, pero recaía cuando estaba solo. Aunque sintió que su hábito oculto devoraba sus relaciones, no descarriló a la banda, ni su relación con su increíblemente sabia y hermosa novia, la actriz y modelo australiana Gabriella Brooks. Sabía lo que tenía que perder. Todavía me arriesgué, dice, pero me tomó estar en una de las bandas más divisivas y emocionantes del mundo para que dejara de consumir drogas un poco a la vez.

(izquierda) The 1975 después de ganar el premio al mejor grupo británico en los premios BRIT de 2017 en Londres; (derecha) Healy trabajando en el nuevo álbum de la banda a principios de este año. Premios BRIT: Samir Hussein/WireImage; Estudio: Adam Hann

Como se vuelve obvio cuando lia un porro, la recuperación de Healys no se basa en la abstinencia. Solo ha sido adicto a The Big One y está totalmente comprometido con la recuperación, ofreciéndose como voluntario para realizar pruebas de drogas semanales frente a sus compañeros de banda. Dice que va a ser algo con lo que lucho por el resto de mi vida. Después de cinco años turbulentos en su estrellato, Healy ha llegado a algunas conclusiones importantes sobre dónde encontrar la autoestima.

Pensé que sería como, Ooh, un poco de oro, un Rolls-Royce Nunca tuve un Rolls-Royce drogas con una estrella del pop, follar a esa estrella del pop No me follé a ninguna estrella del pop todos los adornos de un video musical, él dice. Y te das cuenta de que la búsqueda de la felicidad es algo así como Sísifo para la mayoría de la gente. Pensar que el objetivo es ser feliz es un poco loco. Se trata más de momentos fugaces de alegría y de saber que la vida es dura. Se ve resuelto, como si estuviera recitando un mantra. La autoestima requiere acciones estimables. Diciendo la verdad. Creo que este enfoque en la verdad es lo que está en el registro.


Mientras hablamos, el nuevo sencillo de The 1975s sale en vivo. Healy considera leer las reacciones en línea, pero decide no hacerlo. Love It If We Made It es un chyron rodante del mundo en 2018, que incluye Black Lives Matter, refugiados, redes sociales, la muerte de Lil Peep y citas directas de Donald Trump. Muchos lo llamarían una canción de protesta, aunque Healy tiene dudas. Con suerte, podría usarse en un montaje para los tiempos, pero no va a cambiar los tiempos, dice. No da solución.

Healy se siente incómodo con las declaraciones políticas explícitas. El 24 de junio de 2016, el día después de que el público británico votara a favor del Brexit, The 1975 tocó en el Festival de Glastonbury. Healy pronunció un discurso apasionado sobre los votantes mayores que roban el futuro de las generaciones más jóvenes, pero luego lo matizó con una broma sobre ser solo una estrella del pop con un traje blanco, entonces, ¿por qué escucharlo?

Relacionado

El video de 1975 Dance Away the Stress of Aging in 'Give Yourself a Try': Ver

El cantante se ata a sí mismo tratando de hacer un punto sobre el discurso político más amplio, pero su esencia parece ser que la intolerancia por los matices, el contexto y la ambigüedad termina haciendo que muchos temas sean demasiado radiactivos para discutir. Creo que hay un gran miedo de decir que no sé, y hay un gran miedo de disculparse en público, dice, frunciendo el ceño. No estoy muriendo en ninguna colina porque realmente no sé [lo suficiente], pero soy un artista, y estas son las cosas de las que hablo. Es una especie de discusión entre el mundo y yo, aunque suene un poco egoísta.

Esa discusión ya no tiene lugar en las redes sociales, donde, después de algunos tuits polémicos sobre religión en 2014, Healy ahora se limita a promocionar The 1975. Sin embargo, apareció en paredes y vallas publicitarias en las principales ciudades del mundo en mayo. La descarada campaña de marketing previa al lanzamiento de la banda para Give Yourself a Try desplegó eslóganes de estilo situacionista como La modernidad nos ha fallado y Primero desobedecer; luego mira tus teléfonos. Todos sabemos lo adictivo que es el teléfono, pero cuando aparece, es aburrido, dice Healy. Es casi como Brexit o Trump ahora: ¡lo sabemos, abuelo, lo sabemos! Pero realmente no queremos hacer nada para cambiarlo.

Es típico de la audacia de la banda lanzar una campaña teaser tan ambiciosa mucho antes de que el álbum esté terminado. El gerente Oborne dice que cuando reflexionan sobre su próximo movimiento, se preguntan: ¿Qué haría The 1975? La respuesta es, actúa siempre con valentía.

The 1975 fotografiado el 20 de julio de 2018 en el cementerio de Brompton, un Royal Park, en Londres. austin hargrave

Healy dice que la campaña transmite parte del pensamiento detrás del álbum, pero no la sinceridad. En el pasado, ha sido propenso a subvertir una hermosa melodía con un giro irreverente y consciente de sí mismo. Está tratando de hacer menos de eso. "Todos los mejores discos tratan sobre la vida de una manera absorbente, y de eso espero que se trate este disco", dice. Vivimos en una época extrañamente posmoderna, y no tengo tantas soluciones, pero lo que sé que no tiene soluciones es la ironía. Después de un tiempo empiezas a esconderte detrás de eso, porque es más fácil que ser verdaderamente humano, que es ser un poco ingenuo, un poco sensiblero.

Durante aproximadamente un año, a Healy le gustó la idea de terminar The 1975 de la misma manera que David Bowie mató a Ziggy Stardust: inesperadamente y en el escenario. Apeló a su amor por el melodrama y el cierre narrativo para despedirse de la década. Eventualmente, sin embargo, decidió no robarse a sí mismo lo más importante de su vida en aras de una declaración memorable.

Como es su costumbre, se fue al extremo opuesto y dijo que la banda debería grabar dos discos en rápida sucesión. El grupo viajará a Los Ángeles para hacer Notes on a Conditional Form , con planes de lanzarlo la próxima primavera, unos meses después de una gira mundial. Me pone con entusiasmo parte de A Brief Inquiry en su Mac. Las canciones recuerdan a George Michael, John Cale, Chet Baker, Radiohead y Drake. Uno está narrado por Apples Siri. Otro lleva el nombre de la pieza I Like America and America Likes Me del artista conceptual Joseph Beuys de 1974 . Es mucho.

Relacionado

The 1975 revela nuevos detalles sobre el próximo álbum 'Online Relationships'

Healy no está tratando de hacer The 1975 más grande (no sabría cuál sería la fórmula), solo más interesante.

Una vez que he hecho algo, paso a lo siguiente, dice. Me siento más adicto a los días en que caminaba por Manchester, soñando con tocar en el Madison Square Garden, que tocar en el Madison Square Garden. No soy muy bueno en este momento. El pasado es como este recuerdo vago, borroso y hermoso, y el futuro es esta vaga incertidumbre, y parece haber este centro de atención clínico en el presente, donde no puedo experimentar esas cosas que idealizo a ambos lados.

Cada noche en Angelic, Healy se va a la cama escuchando el nuevo material de The 1975s en auriculares y fantaseando con la primera vez que la banda lo tocará en vivo. Sus ojos se agrandan al pensar en ello. Está completamente despierto y soñando.

Este artículo apareció originalmente en la edición del 4 de agosto de Billboard.

Video: