Seleccionar página

El mismo día que Victory Records lanza el último álbum de su contrato con Streetlight Manifesto el 6 de noviembre, la banda lanzará un álbum que contiene versiones acústicas de las mismas canciones en su propio sello. The Hand That Thieves , que lleva el apodo del alter ego del cantante y guitarrista Tomas Kalnoky, Toh Kay, será esencialmente el mismo álbum que Streetlights The Hands That Thieve on Victory, pero con arreglos más suaves.

Relacionado

Chaka Khan firma con el grupo SRG/ILS antes de nueva música este verano

Es algo así como un dedo medio musical para la etiqueta de los incondicionales del ska-punk, quienes a principios de este año llamaron a sus fanáticos a boicotear el indie de larga duración con sede en Chicago. En una larga publicación de blog en febrero, la banda de 7 integrantes de Nueva Jersey llamó a Victory Records una compañía hostil a los artistas, moralmente corrupta y generalmente deshonesta e instó a los fanáticos a comprar música de Streetlight a través de su propio sitio web oficial, o incluso descargarla ilegalmente.

La propia Pentimento Music Company de la banda se encargará de The Hand That Thieves , con Kalnoky (junto a un trío acústico) que estará disponible a través de la tienda web de la banda. Su versión y Victorys The Hands That Thieve están programadas para el 6 de noviembre.

Hablando con Billboard.biz, Kalnoky dice que la banda está en términos amistosos con algunos miembros del personal de Victory, pero ha estado en desacuerdo durante mucho tiempo con el fundador del sello, Tony Brummel.

Brummel se negó a comentar para esta historia. En un correo electrónico a Billboard.biz, escribió: Disfruta de los ataques a la victoria. Sin embargo, Robert Meloni, abogado de Victory Records, dice que el sello no tiene planes de emprender acciones legales con respecto al lanzamiento acústico a partir de este momento, aunque también dice que Streetlight Manifesto le debe a Victory un álbum más más allá de The Hands That Thieve . La banda respondió en un comunicado a través de su representante: Somos conscientes de que Victory tiene una interpretación de nuestro contrato diferente a la nuestra, y estamos de acuerdo en tratar este problema cuando surja en el futuro.

Kalnoky comenzó a grabar para Victory como miembro de Catch 22 y firmó su contrato con el sello de manera bastante informal. Resultó que tenía un álbum que valía la pena de música, dijo. Así que reuní a algunos amigos [después de la universidad], pensando que sería un proyecto de grabación para un álbum.

Dice que no tuvo problemas para entrar en un acuerdo de varios álbumes porque no tenía la intención de grabar nada más allá del primero. Pero una vez que los fanáticos respondieron con fuerza a Everything Goes Numb de 2003 y el grupo comenzó a acercarse más entre sí, eligieron continuar juntos como una banda real. Nunca diría que Tony nos mintió, pero fue un mal juicio de mi parte firmar un contrato de cuatro discos, dice.

Hago responsable a Victory de lo que sucedió a partir de ahí.

El músico de 31 años, cuya familia se mudó a Estados Unidos desde lo que ahora es la República Checa cuando tenía cinco años, describe una atmósfera combativa en la que Brummel a menudo no respondía a sus preocupaciones y se comunicaba casi exclusivamente a través de correos electrónicos breves. Siempre pensé que tener que pelear con tu sello era algo que estaba reservado para el mundo de los grandes sellos. Pero siempre se sintió como si estuviéramos luchando contra Victory en todo. No había presupuestos reales para álbumes, videos musicales o cualquier empaque interesante más allá del mínimo que tenían que hacer para conseguirlo en las tiendas. Luego se darían la vuelta y nos cobrarían $7 dólares por CD para venderlos en nuestros shows.

El próximo álbum doble, que Kalnoky dice que probablemente hubiera querido lanzar independientemente de la situación con Victory, representa la cúspide de la libertad para Streetlight.

Lo que más lamento en toda mi vida es haber firmado el Manifiesto de las farolas para la victoria, dice. Somos muy DIY. Nunca hemos tenido un gerente. Hacemos todo nosotros mismos. Nos volvía locos hacer todo el trabajo y darle a Victory un disco completo.

Las supuestas quejas de los grupos van desde los presupuestos antes mencionados hasta las prácticas contables y una supuesta falta de atención a los detalles sobre cómo la banda quería ser comercializada. Kalnoky dice que ha hablado con Brummel unas tres veces por teléfono en los últimos diez años y tal vez dos veces en persona. Dijo que montó su bicicleta a la oficina de Victory durante una parada reciente de la gira de Chicago, pero no pudo reunirse con el dueño de la etiqueta.

Una de las áreas de disputa fueron las regalías. Meloni le dijo a Nosotros que el sello no solo siempre pagó regalías a la banda, sino que lo hizo trimestralmente a pesar de que solo estaba obligado a hacerlo semestralmente.

Kalnoky respondió a través de un representante: La última declaración de regalías que recibí vencía en diciembre de 2011. (Tomó aproximadamente 3 meses de discusión con ellos para que me entregaran el cheque después de que se perdió en el correo. Dos veces. Pero estoy acostumbrado a eso desde el USPS parece tener el hábito de perder los cheques de Victory (el truco de la pérdida en el correo se ha utilizado algunas veces a lo largo de los años). Además, como parte de nuestra recompensa por entregar nuestro nuevo registro, Victory nos ha prometido el pago de todos los derechos adeudados y el pago del presupuesto del disco (tenemos que adelantar el dinero de la grabación hasta que les demos un disco).

Brummel fundó Victory Records en 1989 con una serie de 7 lanzamientos de sencillos y luego lanzó metalcore, screamo y otros álbumes que definieron el género indie de bandas como Taking Back Sunday y Atreyu. Hawthorne Heights y, más recientemente, A Day To Remember han estado involucrados en peleas legales con la etiqueta.

Nuestros fanáticos han sido la mejor parte de toda esta situación porque siempre nos preguntan cómo pueden apoyarnos, insiste Kalnoky. Les decimos: no compren el disco. Ve a robar el disco. Estábamos boicoteando nuestro propio disco. Si quieres apoyar a la banda, ven a un show. También sugiere comprar el nuevo álbum de Streetlight en la tienda web de la banda, donde sabemos que obtiene al menos una parte de las ventas.

No es sorprendente que Streetlight esté deseando ser lo más DIY posible en su era posterior a la Victoria. Estamos en una época en la que hay menos dependencia de las etiquetas que nunca. Con Facebook y Twitter, hablar directamente con tus fans es mucho más posible. Ahora todo está más en manos de la banda.

Muchas bandas no hablan sobre las injusticias que sienten que están viniendo de Victory porque no quieren una gran pelea pública y que un sello importante sea disuadido [de firmarlos], dice. Pero no tenemos ninguna intención de firmar nunca con otro sello, independiente o importante.

Video: